fbpx

Enfermeras del hospital Dr. Raúl Leoni, en Guaiparo, y sobrevivientes al cáncer de mama, envían un mensaje de apoyo a las mujeres que padecen esta enfermedad durante la crisis humanitaria en Venezuela.

Prensa Codehciu /Fotos Codehciu

En medio de la emergencia humanitaria compleja y de la pandemia por Covid-19, lidiar con una enfermedad como el cáncer de mama es aún más difícil. Enfermeras guayanesas, y sobrevivientes de esta enfermedad, cuentan su experiencia, y explican el complicado panorama del sector salud actual que ha empeorado con los años.

En el mes rosa la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) se dispuso a recolectar historias de mujeres guayanesas que padecieron en algún momento cáncer de mama, y siguen aquí contando sus vivencias para dar aliento a las pacientes en sus tratamientos.

Entre las denuncias que destacaron sobre el tratamiento contra el cáncer de mama, salió a relucir la falta de radioterapias en Ciudad Guayana, y el alto costo de los medicamentos, quimioterapias y radioterapias por vías privadas.

Desapego del sistema de salud

Maritza Moreno es una sobreviviente. Ella es enfermera del hospital Dr. Raúl Leoni, en Ciudad Guayana, y recibió el diagnóstico cuando tenía 51 años, quince días después de que su hijo se fuera a vivir a Chile. “Pensé que no lo volvería a ver”, se lamenta y cuenta que quedó aturdida por unas horas debido a la impactante noticia.

Al ser enfermera, estar al día con los chequeos y trabajar en el hospital en Guaiparo, no esperaba convertirse en una paciente. “Recibí la noticia sola y quedé en shock”, explica.  No recobró fuerzas hasta que un doctor amigo la tranquilizó esa misma mañana, diciéndole que lo iba a superar: “No eres la primera ni la última persona que pasará por este proceso y a la vuelta de un año lo tendrás todo controlado”.

Video para campaña de prevención, gremio de enfermeras de Guayana en alianza con Codehciu.

Moreno cuenta que la parte más difícil del proceso fue conseguir los medicamentos y las sesiones de quimioterapia. De 18 quimios necesarias, el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales le garantizó las 2 primeras; el resto del tratamiento y las 3 cirugías que necesitó fueron costeados con el apoyo de familiares y amigos.

Al año y medio, luego de una lucha llena de valor, superó el cáncer. Ahora tiene 55 años, y desde entonces asiste a controles regulares y preventivos. Maritza comenta que es fácil deprimirse. Empezó la batalla junto a 21 mujeres y al día de hoy solo sobrevivieron 5 de ellas: “No todas pueden cumplir con su tratamiento como deberían, dejan espacio entre sus quimios y eso imposibilita su recuperación”.

“Si para mí hace cuatro años fue fuerte, ¿qué quedará ahora para los pacientes?”, alerta Moreno, haciendo énfasis en las dificultades para pagar y conseguir las quimioterapias en Bolívar.

Maritza Moreno es presidenta del Colegio de Enfermeras y sobreviviente de cáncer de mama. Foto Codehciu

Segundas oportunidades

 “Creí que iba a morir, pero es una mentira; si te diagnostican a tiempo, sigues las instrucciones del médico y confías en Dios, tienes la batalla ganada”, así lo asegura Yrma Salazar, enfermera del hospital Dr. Raúl Leoni; “confío plenamente en Dios y la ciencia médica.”

 Aunque es trabajadora desde hace décadas en el hospital, reconoce que la condición del edificio, la dotación de insumos y medicamentos son paupérrimas.  Por eso acudió directamente a una clínica privada en Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, que logró costear con mucho sacrificio y apoyo de su familia. En año y medio pudo vencer el cáncer.

De toda su experiencia aprendió que sobrevivir al cáncer de mama “te cambia la percepción de la vida, te inspira ayudar a los demás y a ser más responsable con tu propia vida”.

Salazar alerta a las mujeres sobre el peligro de dejarse llevar por la depresión: “No te encierres, la enfermedad te agarra más rápido y te consume”. Recomienda ocupar la mente en ayudar a los demás, mantener un ritmo de vida sano y buscar ayuda psicológica.

Aferradas al cambio

“Inmediatamente lo que pensé fue que voy a morir. Pensé en la muerte. Fue un impacto para mí. Me estaba haciendo unos estudios, cuando me llama mi doctor y me da la noticia, que tengo unos nódulos que tiene que estudiar. Después me confirma que sí, que tenía cáncer”, cuenta Olga Sifontes, sobreviviente de cáncer entre 2009 y 2010.

Sifontes asegura que se aferró a su fe cristiana para sobrellevar el proceso y superar el cáncer. Hoy en día se siente muy bien, y recomienda a las mujeres que ahora mismo luchan contra la enfermedad: “El temor te arropa, no te deja ver más nada. Hay que voltear ese temor, y llevarlo de mejor manera”.

Según cifras de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), en 2017 fallecieron más de 26.510 personas debido a diversos tipos de cáncer y se registraron 52.855 nuevos casos ese mismo año.

En el gremio de enfermeras de Guayana, las historias de sobrevivientes de cáncer de mama abundan. Foto Codehciu.

El informe de la SAV de 2017 explicó que: “referente a la mortalidad e incidencia para cáncer de mama, los datos históricos muestran que hubo un aumento de fallecidos y nuevos casos a través de los años 1990-2013 y se estimó que este comportamiento se mantendría entre los años 2014-2016. En particular, para el año 2016 habría un aumento de 11,4% en cuanto a las defunciones, es decir, 7 decesos más por cada 100.000 mujeres”.

La Organización Panamericana de la Salud advierte que cada año en el continente más de 462.000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama, y alerta que “si las tendencias actuales continúan, para el año 2030 se prevé que el número de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama aumente en un 34%”.

El Informe sobre la situación del Derecho a la Salud de la población venezolana en el marco de una Emergencia Humanitaria Compleja, publicado en 2018, alertó que “8.000 mujeres con cáncer de mama no tienen acceso al 90% de los medicamentos de quimioterapia que necesitan para sobrevivir. Tampoco están disponibles los reactivos para realizar estudios de gammagrama óseo ni equipos de radioterapia”.

En este mes dedicado a la prevención del cáncer de mama, el gremio de enfermeras de Guayana expresa un mensaje a las mujeres de todas las edades en Bolívar: “La prevención es básica”, y que a pesar de la emergencia humanitaria compleja que padece Venezuela, seguir luchando es la mejor opción.

Video para campaña de prevención, gremio de enfermeras de Guayana en alianza con Codehciu.

Share This

Compartir

Envíalo a tus amigos