Ginebra, 8 de septiembre de 2017

 

Los estados miembros de la ONU deberían abordar la profundización de la crisis humanitaria y de derechos humanos en Venezuela durante la Sesión 36 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en septiembre de 2017, señalaron 116 organizaciones venezolanas, latinoamericanas e internacionales.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) difundió un informe a fines de agosto, en el cual concluyó que se habían cometido violaciones de derechos humanos y abusos extendidos en el contexto de manifestaciones contra el gobierno en Venezuela, que indican la ―existencia de una política destinada a reprimir el disenso político e infundir temor en la población a fin de frenar las manifestaciones‖. El informe señala que el ―uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva durante las manifestaciones y la detención arbitraria de manifestantes y presuntos opositores políticos denota que no se trata simplemente de actos ilegales o insubordinados de funcionarios aislados‖. El ACNUDH condenó el uso de tribunales militares para juzgar a cientos de civiles, y sostuvo que esto viola garantías fundamentales de debido proceso. También manifestó que algunas detenciones podrían haber constituido desapariciones forzadas, en los casos en que las autoridades se negaron a reconocer, en un primer momento, el destino o el paradero de los detenidos. Asimismo, el informe concluyó que más de la mitad de las 124 muertes registradas oficialmente hasta fines de julio que se habían producido en el contexto de manifestaciones habrían sido provocadas por agentes de seguridad o por grupos armados partidarios del gobierno llamados ―colectivos‖. Cuatro personas habrían muerto luego de ser atacadas por grupos opositores al gobierno, y las autoridades sostienen que han muerto nueve agentes de seguridad, según el ACNUDH.

 

 

Texto completo aquí.